Blog

Dolor lumbar

¿A cuántos de nosotros nos ha dolido alguna vez la zona lumbar?

lumbar

Supongo que a todos en algún u otro momento de nuestra vida hemos sentido este malestar, algunos quedándose “enganchados” y otros sufriendo lumbalgia crónica.

Las causas de las lumbalgias pueden ser múltiples, por ejemplo

  • una contractura por una postura inadecuada al estar sentados
  • escoliosis
  • hernia discal
  • acortamiento de algún músculo anteversor de la pelvis
  • embarazo
  • musculatura abdominal floja
  • osteoporosis
  • sobreesfuerzo y un largo etcétera.

 

lumbar2

Cómo se modifica la columna lumbar durante el embarazo

Sea cual sea la causa nuestro organismo siempre responde de la misma manera:

  • Dolor en la zona.
  • Endurecimiento muscular con posible aparición de puntos gatillos que provocan dolor referido.
  • Mala circulación sanguínea en la zona, donde se acumularán las toxinas y no llegará sangre oxigenada y limpia.
  • Postura antiálgica.

Y ante ésta situación ¿qué hacemos? Muchos buscaremos un buen masajista para que nos trabaje la musculatura lumbar aliviando así el dolor y la hipertonía muscular, generando una hiperemia que elimina las sustancias generadoras del dolor y que aporta sangre nueva oxigenada, y desactivando los puntos gatillo. Podemos pensar que el masaje que debemos recibir es un buen masaje descontracturante, pero como bien aprenden nuestros alumnos de Quiromasaje I, esto es contraproducente.

Siempre antes de comenzar la sesión debemos leer el cuerpo de nuestro cliente y palpar la zona sobre la que vamos a trabajar para comprobar temperatura, dureza y sobretodo dolor. Si al tocar sobre la zona lumbosacra, el cliente experimenta mucho dolor, es más correcto aplicar un poco de calor al comienzo por ejemplo con un saquito de semillas, o trabajar con un heibe rolle, de manera que el músculo comience a relajarse y la sensación de dolor mejore.

A continuación, como enseñamos en Quirosoma, es más efectivo un buen masaje sedante-relajante que un descontracturante, ya que este último generará dolor y el músculo reaccionará creando un espasmo defensivo, empeorando por tanto la situación.

lumbar3

Siempre acabaremos la sesión con estiramientos suaves sin causar dolor. No podemos olvidar este último paso o la sesión no habrá sido tan efectiva como pudiera haberlo sido.

Llegados a este punto, nuestros alumnos de Quiromasaje Superior, podrían completar la mejoría del dolor con un vendaje neuromuscular, y sobre todo durante la lectura corporal podrán intuir si este dolor lumbar es por una hernia discal y por tanto hay que remitir al cliente a su médico, o si es por un problema al caminar o por alguna deformación en la rodilla.

lumbar4

Es decir, tratan de llegar al verdadero origen que está causando el dolor lumbar, de esta manera pueden beneficiar de una forma más eficaz al cliente. De ahí que muchos de mis alumnos algunas veces me comentan que el cliente se queda “flipado” cuando llega porque le duele la zona lumbosacra y además de trabajar esta zona le trabaja el pie. Esto denota profesionalidad y buen hacer.

Tras leer este artículo te habrás quedado con ganas de saber más, por ello pensamos que no debes dejar de aprender ya sea Quiromasaje I o Quiromasaje Superior.

Por Dña.Alicia Cano Marín (bióloga, quiromasajista y docente en Escuela Quirosoma)

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Al enviar este comentario aceptas nuestra política de privacidad