Blog

Vendaje Neuromuscular

Una de las diferencias con los vendajes tradicionales es que no impide el movimiento para tratar de eliminar los dolores músculo-esqueléticos.

El vendaje neuromuscular son cintas elásticas que se aplican en la zona afectada de forma que permiten el movimiento y la mejora muscular de manera biomecánica.

El vendaje neuromuscular sí sujeta los músculos, por lo que ofrecen estabilidad, tanto muscular como articular, y ayuda a mejorar la contracción del músculo debilitado (ya sea por lesión o por infrautilización).

Una función del vendaje neuromuscular es que ayuda a reducir la inflamación y mejora la circulación, el hecho de que sea adhesivo levanta la capa de la piel lo que hace que haya más espacio debajo de ella para que pase mejor el flujo de la sangre y el de los fluidos linfáticos, lo que ayuda a eliminar las sustancias de desecho del organismo.

El vendaje neuromuscular  contribuye a aliviar el dolor, debido a que reduce la presión sobre los nociceptores (terminaciones nerviosas encargadas de detectar el dolor).

El vendaje neuromuscular es compatible con otros sistemas de vendaje como el funcional, hoy día se hacen vendajes mixtos en determinadas situaciones en las que interese una restricción parcial de movimiento. Además de que permite aplicar y combinar tratamientos físicos.

Una vez colocado el vendaje neuromuscular, el propio calor del cuerpo la mantiene activa. Con estas y más propiedades, su objetivo será el tratamiento de lesiones musculares, articulares (tendinosas y ligamentosas), neurológicas, etc.

tape1

Si deseas aprender cómo poner Vendaje Neuromuscular, sigue leyendo aquí

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Al enviar este comentario aceptas nuestra política de privacidad