Blog

Runners y golpes de calor

Acaba el verano, los runners retomamos rutinas y volvemos a los entrenamientos; pero cuidado, hemos perdido hábito y el calor y la humedad pueden provocarnos un golpe de calor.

En esta situación la temperatura de nuestras células alcanza los 42ºC, se liberan sustancias tóxicas al torrente sanguíneo y se produce la muerte por fallo multiorgánico.

Existen 2 tipos de golpes de calor:

.- el deportivo, que puede afectarnos a cualquier individuo sano al realizar ejercicio físico intenso,
.- y el clásico que afecta a personas ancianas, enfermos o niños los días de altas temperaturas.

En este artículo nos centraremos en el deportivo y como dato importante comentaros que es la segunda causa de muerte en el deporte.

Sufrimos el golpe de calor cuando nuestro cuerpo no es capaz de refrigerar nuestra temperatura corporal con los mecanismos que posee: sudoración, dilatación de los vasos sanguíneos más superficiales y a través de la respiración.

sANITARIOS AYUDAN DEPORTISTA

Cuando nuestra temperatura corporal sube, como hemos mencionado, los vasos sanguíneos se dilatan, de esta manera no llega bien el riego a nuestro organismo, estancándose también la sangre venosa y dificultándose el intercambio de oxígeno en nuestros pulmones. Con todas estas dificultades, comenzaremos a sentirnos fatigados, mareados debido a una hipoglucemia, taquicardia, arritmias, calambres musculares… es decir, poniendo en riesgo nuestra vida.

Durante el mes de septiembre aún continúa haciendo mucho calor y humedad, por lo que la vuelta a los entrenamientos debe ser progresiva, no excediéndonos en correr más de media hora, y la intensidad de la carrera también debe ser moderada. En caso de que la temperatura ambiental sea muy elevada es preferible realizar el entrenamiento en un lugar cerrado, y si no puede ser realizar el ejercicio físico a horas muy tempranas o a horas muy tardías, y muy bien hidratado.

Como siempre la ropa transpirable para que el sudor pueda evaporarse y así descienda la temperatura corporal, y por supuesto de colores claros.

Durante la carrera es muy importante la hidratación, bien con agua o con bebidas deportivas; algunas de estas bebidas son estimulantes; durante esta época de calor es mejor no tomarlas ya que elevan el riesgo de padecer un shock por calor. Además es conveniente realizar pequeños descansos en los que intentaremos ponernos a la sombra.

Hay algunos signos que nos avisan que podemos estar a punto de sufrir golpe de calor, como por ejemplo que aunque haga mucho calor apenas sudemos, tener la piel roja y seca, o que comencemos a sufrir calambres.

Todos los consejos y recomendaciones que hemos explicado hasta este momento aunque parecen obvios, no son siempre seguidos a raja tabla tanto por corredores aficionados como por profesionales. En la imagen, podemos ver a la maratoniana suiza Gabriela Andersen en las Olimpiadas de los Ángeles de 1984. Esta atleta recorrió los últimos 400m de la carrera con calambres, desorientada y deshidratada como consecuencia de las elevadas temperaturas y la humedad; padecía los primeros signos que podrían haberla llevado a sufrir un golpe de calor si la meta hubiese estado unos metros más lejos. Afortunadamente, no fue así.

Gabriela Andersen

¿Qué podemos hacer ante un golpe de calor? Porque si no se actúa a tiempo la tasa de mortalidad asciende a un 80%. Primero de todo, debemos poner a la persona que ha sufrido el shock en un lugar fresco a la sombra, o con aire acondicionado o un ventilador, y con los pies en alto. Muy importante NUNCA SUMERGIRLO EN AGUA HELADA O CON HIELO. Después le quitaremos la ropa y pondremos paños húmedos en cuello, frente, inglés y axilas. Mientras realizamos todo esto, es conveniente que otra persona llame a urgencias. Y finalmente si disponemos de un termómetro, debemos dejar de enfriarlo cuando la temperatura haya descendido hasta los 38ºC.

hombre tumbado por golpe de calor

Como siempre la prevención es nuestra mejor arma ante las enfermedades, por tanto, para prevenir posibles golpes de calor: ejercicio moderado con pequeños descansos, alejados de las horas de más calor y humedad y mucha hidratación, procurando mantener la temperatura corporal por debajo de los 40ºC.

runner con botella agua

Recuérdalo, tú salud va en ello por eso en Quirosoma queremos que aprendas a cuidar y mejorar tu salud con nuestra formación completa en Quiromasaje.

Por Dña. Alicia Cano Marín (bióloga, quiromasajista y profesora en Escuela Quirosoma).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Al enviar este comentario aceptas nuestra política de privacidad