Blog

“Me duele el talón”: Fascitis plantar

La fascia plantar es una banda de tejido conectivo situada en la planta del pie, desde el calcáneo hasta la cabeza de los metatarsianos, cuya misión es amortiguar el peso del cuerpo al caminar o correr, contribuir a la elevación del puente interno y evita la excesiva flexión dorsal de los dedos del pie. Cuando esta banda se inflama lo denominamos fascitis plantar.

Las causas de su inflamación pueden ser desde un exceso de peso del individuo, llevar tacones, tener un pie cavo o plano, pie pronador, acortamiento del tendón de Aquiles, calzado inadecuado o la edad. Además son más habituales en verano por llevar sandalias o chanclas sin la sujeción adecuada al tobillo.

La fascitis plantar provoca dolor en la planta del pie, normalmente en la zona del calcáneo, aunque en casos más severos puede extenderse a toda la planta del pie e incluso subir hacia el tobillo.

El cliente notará sobretodo dolor por las mañanas al comenzar a caminar puesto que la fascia es cuando más acortada la encontramos; a los pocos pasos el dolor desaparece (porque se ha estirado) y esto constituye un peligro, puesto que si no duele no buscamos solución al problema. Según la lesión se agrave el dolor comenzará a ser constante y más intenso, llegando a un punto incluso en el que dolor no desaparece ni el reposo. En los casos más graves y crónicos puede desarrollarse un espolón calcáneo justo en la zona de la inserción de la fascia en el hueso. Por esto es de suma importancia identificar la fascitis plantar lo antes posible y comenzar a trabajar con masaje sobre ella.

fascitis-plantar-4

El trabajo de masaje, en los casos muy agudos consistiría en descontracturar el tríceps sural y masajear con hielo directamente la fascia plantar y después continuar con estiramientos suaves tanto del tríceps como de la fascia, y para finalizar pondríamos el vendaje neuromuscular especial para fascitis plantar. Con todo esto, seguro que el cliente experimenta una mejoría inmediata, y tras varias sesiones masajeando la fascia y tríceps acompañándolo de estiramientos, la lesión remite.

También es muy importante que el cliente realice estiramientos de gemelos y sóleo en casa, y que en la fase aguda aplique hielo 3 veces al día durante 10-15 minutos; cuando el dolor disminuye puede utilizar la criocinética (combinación de hielo y ejercicio) por ejemplo haciendo rodar con la planta del pie una lata de bebida previamente congelada para bajar la inflamación y causar analgesia.

Aunque cualquier persona estamos expuesta a padecer esta lesión, la fascitis plantar es muy típica entre deportistas, sobre todo corredores, y ha experimentado un elevado número de casos en la actualidad debido al auge del “running”.

Una vez más comprobamos que el masaje mejora nuestras vidas, eliminando el dolor y previniéndonos de futuras lesiones, ya que el pie constituye nuestra base de apoyo corporal y una mala pisada a lo largo del tiempo, hará que algunos músculos se tensen y sobrecarguen, dañando articulaciones, generando dolor y lesiones en otras zonas del cuerpo.

Por tanto, si deseas saber sobre las fascitis plantar y aprender cómo realizar los masajes correspondientes, no dejes pasar la oportunidad, anímate,lee más en este link

Por Doña Alicia Cano Marín (bióloga, quiromasajista y docente en Escuela Quirosoma)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Al enviar este comentario aceptas nuestra política de privacidad