Blog

Masajes del mundo

Uno de los placeres mayores de hoy en dia es recibir un masaje. En el rápido, frió, distante mundo en el que estamos viviendo, el contacto con otra persona a través del masaje es una de las experiencias mas gratificantes.

¿Pero que masaje me conviene?. ¿ Que masaje le conviene a nuestra cliente?. Hay tanto donde elegir…..

Relajante, Metamórfico, Tailandés, Tuina, Con aceites esenciales, Con gemas, Piedras volcánicas, Shiatsu, ayurvédico, Californiano, Sueco, Reiki,, Celta, Ruso, Hawaiano…

¿Sabemos para que es cada uno?. ¿Está en nuestras manos aprender/facilitar estos masajes?.

Para un profesional, terapeuta en masajes no deja de ser interesante saber qué tipos de masajes se ofrecen en otras partes del mundo. Ahora tiene la oportunidad de conocer y aprender los masajes que se dan en otros continentes.

El exótico masaje hawaiano, lomi lomi, o haruna (recibe varios nombres), procede en sus orígenes, de las Islas de la Polinesia, de allí pasó a las Islas Hawai donde se hizo popular. Fundamental en este masaje es la visión holística del ser humano, Aceites hidratantes, aromas de coco y tiaré , flores exóticas, música especial……Son las bases de este masaje que se realiza con los antebrazos, brazos y codos.

Masaje Celta

Es una técnica nórdica muy antigua que se aplicaba a los guerreros antes de ir a la lucha y después de ella, para mejorar la energía y paliar el estrés que les pudiera haber producido la situación.

Esta técnica de masaje emplea una combinación de aceites esenciales, piedras calientes, piedras frías, esferas metálicas o de ónix, arcilla terapéutica preparada con té todo acompañado de música celta.

Masaje con cañas de bambú

El uso de las cañas de bambú como elemento de masaje es común a varias culturas. La Egipcia, Rusa, Celta y algunas más en Oriente las usaban.

El fundamento de la técnica consiste en hacer rodar por el cuerpo cañas de bambú. Ejerciendo más o menos presión según las zonas de que se trate.

Se combina con aceites de masaje con aceites esenciales o mantecas.

Junio – 2009