Blog

,

La enseñanza del quiromasaje hoy en día

En la sociedad moderna, el quiromasaje está cobrando un gran protagonismo. El actual estilo de vida está protagonizado por el estrés asociado al trabajo sedentario y en ocasiones, por el ejercicio físico extremo, sin control y sin los estiramientos adecuados. Eso conduce a que cada vez haya más personas con problemas musculares, articulares, de sobrecarga, de lesiones deportivas… Por otra parte, si a eso se le suma la situación de crisis laboral, se deduce que la formación en una especialidad como el quiromasaje cuenta como una gran salida profesional, válida para muchas personas jóvenes y adultas que necesitan reciclarse laboralmente.

La enseñanza del quiromasaje tiene en cuenta aquel masaje terapéutico que un especialista proporciona a la persona con las manos, prestando máxima atención a su aplicación en distintos músculos y articulaciones, la diversidad de los tipos de masaje y el conocimiento de nuestro organismo. La ciencia del quiromasaje requiere de unos conocimientos teóricos y profundos sobre todos los músculos y articulaciones que componen el cuerpo humano, que deben ser suministrados a través de programas formativos de calidad y con un plan de estudios exigente y completo.

Quiromasaje

Por supuesto, en esta formación tiene un peso específico relevante la parte práctica, la más determinante, ya que de las destrezas adquiridas con el trabajo manual en clase dependerá conseguir el resultado final que todo quiromasajista busca: mejorar la calidad de vida y favorecer el bienestar de las personas que se pongan en sus manos usando, terapias naturales y complementarias, como (ver la info en los enlaces correspondientes)
.- reflexología podal-manual
.- auriculoterapia
.- masaje face lift
.- masaje hawaiano
.- masaje Tailandés
.- vendaje neuromuscular
.- drenaje linfático, etc.

Una de las cuestiones más importantes a la hora de elegir la formación adecuada es escoger, entre los diferentes cursos disponibles, aquel que cuente con una certificación homologada y docentes de reconocido prestigio. Las salidas profesionales que ofrece ser quiromasajista son múltiples: hacerse autónomo y tener un centro propio, trabajar en centros de estética y deportivos, gabinetes de salud y centros especializados, como, por ejemplo, geriátricos u hospitales, para desempeñar el trabajo en determinadas áreas.

En definitiva, la formación en quiromasaje abre nuevas vías profesionales y permite la inserción laboral para quien se especialice en dicho campo. Por eso en Quirosoma apostamos siempre por la calidad en nuestra formación, si quieres ser un buen quiromasajista, sigue leyendo aquí.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Al enviar este comentario aceptas nuestra política de privacidad