Blog

Introducción al Shiatsu

 

El Shiatsu es originaria de Japón y descendiente de la tradición China, es una terapia ancestral que basa sus beneficios en conseguir una correcta canalización de la energía vital (Chi) mediante la presión ejercida con los dedos y las palmas de las manos.

A las múltiples propiedades y beneficios de esta técnica han recurrido personajes muy conocidos como Marilyn Monroe o Muhammad Ali.

Tenemos constancia de la práctica del Shiatsu desde el año 1912, cuando Tokujiro Namikoshi desarrolló una técnica de presión con los pulgares y las palmas de las manos para tratar la artritis reumatoide que su madre padecía.

Al igual que otras técnicas orientales como la acupuntura, el Shiatsu  basa su principio de salud en gran medida de cómo fluya la energía vital de una persona a lo largo de su cuerpo, proceso que se realiza a través de los meridianos.

Por tanto, si se aplica cierta presión sobre dichos meridianos mediante los dedos y las palmas de las manos, podremos reconducir y mejorar la circulación de la energía.

El Shiatsu está relacionado con otras prácticas orientales  (taichi o yoga), al igual  que en éstas su esencia radica en que consigamos mantener el cuerpo en una posición correcta y realizar nuestros movimientos de forma consciente y precisa.

Lograremos que la energía circule en nuestro organismo logrando una perfecta armonía entre cuerpo, mente y espíritu, lo que hará que nuestra salud mejore.

El Shiatsu mejora nuestro estado general ya que nos relaja, libera tensiones y reduce el  estrés físico y emocional.

.- Equilibra el sistema nervioso, respiratorio y digestivo.

.- Ansiedad, insomnio, estrés, depresión o estados de nerviosismo.

.- Favorece la circulación sanguínea.

.- Tonifica la musculatura.

.- Evita la retención de líquidos y favorece el drenaje linfático y la eliminación de toxinas.

.- Dolores musculares, por ejemplo de espalda: lumbalgias o ciáticas, entre otros.

.- Trastornos relacionados con la menstruación y la menopausia.

.- Problemas gastrointestinales.

.- Migrañas y cefaleas.

.- Fatiga y agotamiento crónicos.

shiatsu blog

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Al enviar este comentario aceptas nuestra política de privacidad