Blog

,

Estrés postvacacional

Ya acabaron las vacaciones. Quedan muy lejos los días de levantarnos tarde, tomar el sol, pasear,… volvemos a la rutina, incluso antes de que finalicen las vacaciones ya estamos pensando en nuestra vuelta al trabajo, madrugar, horarios extensos, presión,… y sin saberlo nuestro Sistema Nervioso comienza a enviar señales que nos tensan, los músculos comienzan a contraerse y nos provocan malestar, aparece dolores de cabeza, y la sonrisa desaparece de nuestra cara. Evidentemente, si nuestro trabajo nos encanta y nos sentimos bien y a gusto con los compañeros, no aparecerá el estrés postvacacional, ya que no se nos hace tan cuesta arriba retornar a nuestros quehaceres habituales.

Sin embargo si no eres uno de estos privilegiados, para evitar todo esto, obviamente es necesario no pensar en la vuelta al trabajo antes de volver, pero sí ir retomando nuestra rutina poco a poco.

El estrés postvacacional lo sufren tanto mayores al volver al trabajo como los niños por la vuelta al cole. Las encuestas nos hablan de que aproximadamente el 60% de la población lo sufre, y sobre todo los menores de 45 años.

stres

Ya hemos mencionado algunos de los síntomas, pero además podemos sufrir falta de apetito o concentración, cambios de humor, cansancio, falta de sueño… También es muy importante, como en todo, nuestra actitud, ser positivos y optimistas nos ayuda a llevar mejor este periodo de adaptación. Además es recomendable volver unos días antes de vacaciones a casa e ir adquiriendo nuestros ritmos normales de comidas, sueño,… Aun así, ¿qué hacemos con los dolores de cabeza y la tensión que sentimos en nuestro cuello? Pues lo ideal es una buena sesión se masaje relajante. Vamos a imaginarla.

stres2

Llegamos a nuestro quiromasajista, y notamos al entrar un suave olor a sándalo, que nos aporta paz interior, nos relaja el cuerpo y nos tranquiliza la mente; con la luz tenue que hay en la cabina nos tumbamos en la camilla boca abajo con la espalda descubierta mientras nuestro masajista acaricia suavemente y lentamente nuestra espalda. Enseguida notamos calor, es el aceite caliente con unas gotitas de aceite esencial de lavanda que comienza a esparcirse por nuestra espalda con largas fricciones, suaves al unísono y alternas, vaciados venosos,…

stres3

Poco a poco vamos sintiendo como toda nuestra musculatura deja de estar tensa, los minutos se hacen horas, y en esta atmósfera propicia para la relajación, nos sentimos bien, la musculatura está más blanda y relajada, el dolor ha disminuido, nos encontramos totalmente relajados; se aleja de nuestra mente el trabajo y volvemos a sonreír; comenzamos a pensar que la vuelta al trabajo no es tan dura, y que en parte todo depende de nuestra actitud; ahora nos sentimos bien, ahora tenemos fuerzas para volver.

¿Te ha gustado la sesión con el quiromasajista? Si quieres ser un buen profesional, no dudes en formarte con los mejores. Puedes ver más información en este enlace sobre Quiromasaje I.

Por Dña. Alicia Cano Marín (bióloga, quiromasajista y docente en Escuela Quirosoma)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Al enviar este comentario aceptas nuestra política de privacidad