Blog

El trabajo osteopático

osteopatía

Andrew Taylor Still, el padre de la osteopatía, hizo una de las reflexiones que mejor definen nuestro trabajo: “Lo mejor que cualquier osteópata puede hacer por un cliente, es hacer operativas las fuerzas que existen dentro del propio cuerpo”.

Actualmente, el acceso inmediato a tanta información, el vivir a un ritmo tan desenfrenado, en una sociedad tan industrializada, ha conseguido que desconectemos de nuestra propia naturaleza extrapolando esto a diversos aspectos de nuestra vida, entre ellos uno de los más importantes: la salud.

El cuidado del cuerpo cada vez cobra más importancia, y la osteopatía es una herramienta clave  que nos permite tener un profundo conocimiento de nuestra anatomía, su estructura, su función, y que a la vez nos aporta el conocimiento de herramientas totalmente naturales como lo son las manipulaciones manuales, la terapia  sacro-craneal, el trabajo visceral, estructural, los estiramientos, conocimientos que nos capacita para ayudar a nuestro cuerpo a mejorar en muchos aspectos, a prevenir y a mantener las distintas funciones de nuestro organismo y sobre todo a reflexionar cómo nos influye todo lo que vivimos, las emociones como factor desencadenante de síntomas y dolencias y como en todo esto nos influye nuestra propia cultura en el desarrollo y la comprensión de la enfermedad.

Nuestro cuerpo posee mecanismos internos para combatir aquello que nos afecta, tenemos una gran capacidad regenerativa y nuestra labor como osteópatas es ayudar a mantener ese equilibrio en toda nuestra estructura para que podamos tener una mejor calidad de vida.

Finalmente, hay dos cosas que, para mí, concentran la comprensión del trabajo osteopático:

  • La unidad. Porque nuestro cuerpo es un todo, una unidad conectada entre si, donde cada hueso, músculo, órgano, ligamento, nervio tiene un significado y una conexión con el resto, así como la comprensión de los aspectos emocionales que influyen en nuestro cuerpo  y que debemos procurar mantener en equilibrio.
  • Las leyes naturales. Porque el osteópata trabaja de forma totalmente manual, con manipulaciones suaves y firmes que se conjugan con la naturaleza del cuerpo para conseguir que el cliente recupere la función de la forma más progresiva, natural y no invasiva posible.

Fernando Jiménez Villar.
Osteópata.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Al enviar este comentario aceptas nuestra política de privacidad