Blog

El rostro… refleja salud

[singlepic id=8 w=320 h=240 float=right]La forma más conocida de Reflexoterapia es la que se realiza en los pies, pero no es la única. Existen otras maneras de practicarla porque son numerosas las zonas corporales donde se reflejan los órganos: iris, orejas, manos, dedos, uñas, rostro….

La cara es el espejo de la salud y del alma. Sin necesidad de las palabras, el rostro puede llegar a transmitir los sentimientos más secretos, incluso los que desconocemos. Igualmente, cuando se presentan alteraciones de la salud, el semblante comienza a transformarse silenciosamente, evidenciando los trastornos que experimenta el organismo.

Al igual que muchas otras técnicas, la Reflexología tiene sus orígenes en las civilizaciones más antiguas. Existen registros detallados, y hay constancia de que hace cinco milenios se practicaba en Oriente una forma de tratamiento reflejo a partir de la presión digital.

En los años 80, la prestigiosa terapeuta y profesora Lone Sorensen, en Dinamarca, combina la Reflexología Podal con un mapa de puntos de acupuntura en el rostro de su creación que estimulaba de forma manual. Años más tarde, en Argentina, un grupo de indios de la Patagonia le enseñaron la estimulación que realizan en el rostro según la dolencia del enfermo. La profesora Sorensen aplicó en su consulta lo aprendido, integrándolo en su propio mapa de puntos con un éxito notable.

En 1990, Lone Sorensen conoce en Cuba la metodología Cibernética, que le muestra su mapa de 564 puntos. La terapeuta combinó entonces su trabajo con este sistema y obtuvo resultados notables en algunas patologías. Con el tiempo construyó un nuevo mapa, basado en este sistema, pero con “otras combinaciones para diferentes problemas”.

El Dr. Chau investigó el uso de la técnica antigua Dien Cham que en el rostro tiene 564 puntos para estimular, mientras la acupuntura emplea unos 30. Los puntos guardan relación con el sistema nervioso central y la corteza cerebral, lo que provoca resultados rápidos y eficaces. Es como si la cara fuera un teclado de ordenador que puede enviar información a los órganos, funciones y zonas del cuerpo.

El método Lone Sorensen, estimula puntos en el rostro que deben cumplir varios requisitos: debe ser de acupuntura (donde hay un meridiano); puntos vasculares (debe haber una arteria o una vena) y puntos neurológicos (tiene que existir un nervio que va a ser irrigado por la parte vascular)

Quirosoma

Escuela de Masaje y Tecnicas Manuales

Marzo – 2008