Blog

Calambre muscular, ¿por qué sucede?

¿Quién no ha sufrido alguna vez un calambre? Sería rarísimo encontrar a alguien. Podemos decir que un calambre es una contracción involuntaria y brusca del músculo que ocasiona dolor e impotencia funcional momentánea.

calambre1

Los calambre suelen producirse en gemelos, isquiotibiales, cuádriceps… en principio cualquier músculo puede verse afectado incluso algunas personas sufren calambre muscular en la zona hioidea al bostezar (parte delantera del cuello).

¿Cómo tratar el calambre muscular?

Su origen puede ser variado:

  • Sobreesfuerzo
  • Acumulación de toxinas tras practicar algún deporte
  • Mala circulación en las piernas
  • Falta de hidratación y/o minerales
  • Problemas de riñón
  • Embarazo
  • Anomalías en la pisada
  • Frío
  • Y muchas otras más

Normalmente, suelen producirse durante el reposo, por ejemplo, tras realizar una carrera, o en la cama después de un día muy ajetreado. Muchas personas piensan que cuando les sucede por la noche el simple hecho de poner el pie en el suelo hace desaparecer el calambre, pero esto no es cierto. Verdaderamente es el estiramiento del músculo el que hace desaparecer el calambre.

En la mayoría de los casos cuando se sufre un calambre se debe a la intoxicación del músculo, por ejemplo, tras acabar una competición el músculo ha generado gran cantidad de toxinas que deben ser evacuadas lo antes posible para evitar los calambres u otro tipo de alteraciones o lesiones, por ello una buena batería de estiramientos y un masaje circulatorio al finalizar el deporte serian ideales. Se puede complementar el efecto circulatorio al poner un vendaje neuromuscular, en concreto la técnica linfática (“pulpo”).

calambre3

calambre2

 

 

 

 

 

 

Si por ejemplo, la persona que sufre cualquier tipo de calambre muscular fuese una embarazada, sabemos que la circulación sanguínea en las piernas empeora por la compresión del feto sobre la vena cava de la madre, empeorando el retorno venoso, favoreciendo de esta forma el cúmulo de toxinas en el miembro inferior que generará los calambres. Si no existen varices gruesas que desaconsejen el masaje, se puede dar un masaje circulatorio o incluso más agradable aún, un drenaje linfático en las piernas; el efecto se puede potenciar con la aplicación de un “pulpo”.

piernas cansadas 4

La alimentación es la base de nuestra salud, por eso en épocas de estrés o cuando no nos alimentamos adecuadamente pueden aparecer los calambres. En estas ocasiones, se debe aumentar la cantidad de fruta, verduras y agua, que nos aporten magnesio, potasio, calcio, sodio… y otros minerales y agua.  Todos hemos visto a Rafael Nadal en algún partido de tenis comerse un plátano para reponer los minerales gastados por el esfuerzo físico y el sudor. calambre4

Todos los deportistas cuando finalizan la práctica deportiva deben reponer la cantidad de agua y sales minerales, precisamente para evitar los molestos calambres.

En otras situaciones hay personas que sufren más calambres durante el invierno; el frío provoca el aumento de contracción muscular para retener calor, y esta contracción favorece el calambre y también las roturas musculares. Si ocurre esto es imprescindible parar y estirar. También la aplicación de calor húmedo y un masaje descontracturante mejora el calambre; pero cuidado, porque si el músculo está  dolorido a causa del calambre, al realizar maniobras fuertes como los descontracturantes sobre él, puede activarse la defensa muscular ante esta agresión, aumentando la contracción muscular y generando por tanto un calambre muy doloroso. Por eso, cuando la persona sufre algún calambre musucular muy fuertes a menudo en vez de realizar un masaje descontracturante sería más recomendable un drenaje linfático o un masaje relajante que no agreda la musculatura, o bien aplicar técnicas reflejas como la reflexología podal que ayudan a aumentar el flujo sanguíneo, que al filtrarse en el riñón eliminará las toxinas a través de la orina. podal 5 (Medium)

Es muy importante tras sufrir una época de calambres revisar el estado de la musculatura afectada, ya que tras sufrirlos el  músculo suele quedar algo acortado, empeorando su circulación y acumulando así toxinas, además el acortamiento del músculo aquejado por el calambre afectará a otros músculos de la cadena muscular generando dolores en otras zonas del cuerpo, sin que podamos sospechar que ese dolor proviene de la zona del calambre.

De todo lo expuesto hasta ahora, como vemos, quien sufre cualquier calambre muscular es porque quiere, ya que una buena alimentación, masaje o drenaje linfático, estiramientos y alguna técnica refleja nos ayudan a hacerlos desaparecer de nuestras vidas.

Por Dña. Alicia Cano Marín (bióloga, quiromasijista y docente en Escuela Quirosoma)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Al enviar este comentario aceptas nuestra política de privacidad