Blog

,

Bye bye estrés

Por Dña. Alicia Cano Marín (quirosomasajista, bióloga y docente en Escuela Quirosoma)

Quizás uno de los problemas más importantes de nuestros días que nos acarrea muchos problemas de salud es el estrés. ¿Quién no lo ha sentido alguna vez? Esa sensación de no llegar a tiempo a nada, que el mundo parece que está en nuestra contra, todo sale mal, no dormimos ni descansamos bien, notamos todo nuestro cuerpo dolorido y por si fuera poco nuestras defensas están por los suelos. Gran parte de todas estas sensaciones, son responsabilidad nuestra, por comprometernos y cargarnos con más tareas de las que podemos. Tenemos que aprender a decir NO y a DELEGAR sin tener remordimientos por hacerlo. Una vez que tenemos claro que nosotros somos los responsables y causantes del estrés, ¿qué podemos hacer?

A lo largo de este artículo vamos a hablar de cómo el masaje puede ayudarnos a liberarnos de las tensiones físicas y psíquicas, evitando así un problemas mayor de salud con el tiempo.

Imaginar que llegáis a una habitación acogedora, con un olor agradable y una temperatura perfecta para tumbaros sobre la camilla con la espalda descubierta. Todo está limpio, hay luz indirecta y alguna vela que acentúa la sensación de relax al entrar en la cabina.  ¿Lo tenéis verdad?

sala

Ahora notamos como nuestro quiromasajista comienza a palparnos suavemente tratando de encontrar de músculos tensionados, cambios de temperatura y nos toca suavemente aumentado en ocasiones la presión buscando la aparición o no de dolor. El simple hecho de esta exploración, ya nos ha relajado algo y el posible dolor en las zonas más tensas ha experimentado una leve mejoría.  Ahora comenzamos a sentir en ciertas zonas de nuestra espalda una sensación de calor agradable; nuestro quiromasajista nos ha colocado piedras volcánicas calientes en los centros energéticos o chakras, que comienzan a desbloquearse y regularse mejorando nuestro estado de salud.

geo sala

Además las piedras consiguen a través del calor reblandecer la musculatura más tensa y se genera una hiperemia mejorando la eliminación de toxinas y mejorando la nutrición de la zona. Entre tanto, nuestros sentidos afloran a flor de piel,  el ritmo cardíaco y respiratorio disminuyen,…¿qué ocurre? Hemos comenzado a relajarnos,  estamos creando un flujo energético correcto, armonizando cuerpo, espíritu y mente. Pero… aún hay más…

A continuación nuestro quiromasajista comienza a distribuir sobre la cálida piel de nuestra espalda, un aceite caliente al que le he añadido una mezcla de aceite esencial de abeto negro y de pino silvestre, que desprende un olor que contribuye a que te relajes más, sientes como la mezcla aceitosa penetra por los poros dilatados de tú piel por el calor, sintiéndote cada vez más relajado, simplemente mejor.

esencias

Las manos suben friccionando suavemente por tu espalda desde el sacro hasta la cabeza incidiendo un poco en las zonas más tensas,… los amasamientos pulgares trabajan sobre tu musculatura paravertebral tensa, …ahora un vaciado venoso acariciando tu espalda y maniobra tras maniobra comienzas a sentir que el tiempo no existe.

¿Os ha gustado verdad? Esto es lo que conseguimos inculcar a nuestros alumnos: lo más importante es el cliente satisfecho y adaptar cada masaje a las necesidades específicas de cada uno de ellos. ¿Te animas a ser un buen quiromsajista? Sólo depende de ti, sólo tú tienes la elección de elegir la mejor formación. Si quieres más información, sigue leyendo aquí.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Al enviar este comentario aceptas nuestra política de privacidad